Resumir o llevarlo a escena

· Libros, Oxígeno
Autores

Esta semana, David, un profesor de historia amigo mío, me comentó que en clase propuso, como cabecilla imaginariamente armado del grupo, invadir, arrasar y someter alguna clase vecina. Sus alumnos lo secundaron entre vítores, y fundó el feudalismo antes de que a nadie se le ocurriera salir del aula.

Esa puesta en escena me dejó reflexionando un rato. Claro, se aprende más cuantos más sentidos intervienen. Y se aprende mucho más si se viven las experiencias que se están narrando…

Cuenta que te contarás, recordé que, en cierta ocasión, lejana ya, había subrayado algunas ideas sueltas sobre cómo narrar mejor. Y helas aquí:

Resumir supone limitarse a mencionar los elementos esenciales de la historia que, aun teniendo interés, no merece ser recreado con detalle. En ocasiones, el resumen sirve para introducir una escena o dar continuidad al relato.
Escenificar implica recrear en detalle un momento de la historia, de modo que el lector tenga la impresión de que ese segmento del relato avanza en tiempo real.

En general, el resumen resulta menos vívido que la escena, pues en él la información se presenta a modo de conclusiones.
Si alternamos resumen y escenificación, evitaremos que el ritmo del relato resulte monótono.

Construcción de la escena
El marco es el conjunto de elementos fijos del escenario donde se desarrolla la acción (paredes, muebles, montañas, prados…).
La atmósfera está constituida por los elementos variables del escenario (luz, temperatura, sonidos, colores…).
La acción es todo lo que sucede en el escenario (movimientos, pensamientos, conversaciones).

Si el marco no está descrito, el lector se sentirá desubicado; si no se recrea la atmósfera, a la escena le faltará consistencia, y si no se reseña ninguna acción, el texto será una mera descripción, no una escena.
No es necesario que el marco, la atmósfera y la acción estén presentes a partes iguales en todas las escenas.
A la hora de escenificar, no es aconsejable recrear por separado los elementos de la escena. Para que el lector se sumerja plenamente en la situación, conviene irlos combinando.

Toda esta información la he extraído de Cómo mejorar un texto literario. Lola Sabarich y Felipe Dintel. Alba. Barcelona, 2007.


Bien visto, estas apreciaciones podrían haberse leído también en el imaginario Cómo mejorar una clase de historia.


Profesores como David saben reproducir la historia tocando las teclas necesarias. A todos ellos, gracias por transmitir cultura y saber, dos bienes necesarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: