La felicidad universal

· Libros, Oxígeno
Autores

A veces, la ironía puede llegar a contener muchas moléculas de verdad. Así lo demuestra «el sabio monarca que profesaba una teoría que llevaba a la práctica: la de la felicidad universal». Quien afirmaba:

Es bien sabido que el hombre no ríe porque está alegre, sino que está alegre porque ríe. Cuando todos dicen que las cosas van perfectamente bien, el ambiente mejora en seguida.

Ciberíada. Stanislaw Lem. Alianza. Madrid, 2015. Página 13.

¿Y por qué he hablado de ironía?, pues porque «los súbditos de Mostropito» [así se llamaba el monarca] «tenían, pues, la obligación de repetir en voz alta, por su propio bien naturalmente, que todo les iba a pedir de boca».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: