Discurso salpicado

· Libros, Pensamientos
Autores

Conozco un amigo verborreico, buen discursero, resalado y licencioso. Además, es culto. Incluso lo elevaría a la categoría de sabio, entre otros motivos porque posee buenos sentidos del humor. Y los trabaja todos, desde el ramplón al académico, pasando por el zafio o glandular, el matemático y el anacorético-filosófico. Y muchos otros que ahora no recuerdo.

Asombrado como estoy por su bella parla, le pedí un día, de visita, que me prestase unos cuantos libros que le hubieran gustado (sigo el principio de conocer a la gente a través de sus lecturas).

Pues bien, recorriendo algunas páginas, he reconocido algunas de sus jocosas sentencias con las que salpimenta a sus tertulianos. Otra cuestión es acordarse de ellas y saber cuál es el momento óptimo para calzarlas, una de las virtudes en las que brilla con holgura.

[…] los expertos no siempre se comportan como tales.

El genio incomprendido. Federico di Trocchio. Alianza. Madrid, 1997. Página 8.

[…] el conocimiento puede convertirse con frecuencia en una desventaja.

El genio incomprendido. Federico di Trocchio. Alianza. Madrid, 1997. Página 8.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: