El desgaste de la queja

· Libros, Oxígeno
Autores

Quejarse constantemente por las cosas es entregar tiempo, recursos y pensamientos a la queja, no a la solución de los problemas (si los hubiere) o a la vida.

Por eso es tan importante ser cuidadosos con lo que pensamos, porque la fuerza de un hábito termina por convertirnos en aquello a lo que nos entregamos.

Samia Yusuf Omar encarna la voz de todo un pueblo. Por la vida, la libertad, la dignidad y los sueños de todos pueblos. Por un mundo diferente, no te muestres indiferente.

Samia Yusuf Omar encarna la voz de todo un pueblo. Por la vida, la libertad, la dignidad y los sueños de todos los pueblos. Por un mundo diferente, no te muestres indiferente.

Aabe —vaig dir un dia després d’haver-hi pensat una mica—, per què no et queixes mai del que fas? L’Omar Sheikh, l’amo de casa, sempre es queixa de tot, quan ve es passa els dies explicant les seves penes.

—Queixar-se només serveix per continuar fent el que no t’agrada —em va respondre l’aabe amb la seva veu fonda, mentre amb una mà s’scariciava els abundants cabells negres.

Córrer sense por. Giuseppe Catozzella. Sembra. Carcagente, 2014. Página 38.


Papi —le dije un día después de haber pensado un poco en ello—, ¿por qué no te quejas nunca de lo que haces? Omar Sheij, el casero, siempre se queja por todo, se pasa los días contando sus penas.

—Quejarse sólo sirve para continuar haciendo lo que no te gusta —me respondió, con su voz profunda, mientras con una mano se mesaba sus abundantes cabellos negros.

Traducción libre, pues el libro (hasta donde sé) no se ha publicado en castellano. Por fortuna, vivo en una región bilingüe y (aunque soy, como se denomina en lingüística, falso bilingüe) puedo disfrutar de la convivencia entre idiomas.


Córrer sense por es un remedio sencillo, limpio y sin ornamentos para curarse de la incomprensión. Detrás de él subyace la vida descarnada —narrada sin efectos lacrimógenos— de la emigración (el viaje, el sueño de todo somalí ávido de una vida alejado de las balas), de la lucha por los sueños aun cuando sólo se respira muerte, de la persecución de la dignidad de todo un pueblo negro y pobre, del valor de la educación en una sociedad en la que para comer únicamente hay hambre…

Ésta es la historia de Samia Yusuf Omar, una niña que quiere ser rápida, rapidísima, y llegar a los Juegos Olímpicos de Londres en 2012. Sin casi medios, consigue clasificarse para correr una eliminatoria en los Juegos de Pequín en 2008. Pero esto es sólo una parte de su historia, el resto requiere una visita profunda (y no esta breve rascaricia). Como sé que nadie va a poder irse sin indagar, dejo un vídeo aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: