Cazador de errores

· En la punta de la lengua, Libros
Autores

Hay gente que piensa que soy un cazador de errores, que siempre ando a la greña detrás de las comas, de los acentos y de los usos impropios de las palabras y de las traducciones.

Otras, por fortuna, saben que sólo quiero leer, y que los errores me buscan a mí. Es decir, que los veo aunque no quiera. Por eso, tal vez, me guste el trabajo de corrector de textos.

Como ya he comentado en otras entradas (y si no lo he escrito, al menos sí lo he pensado), la traducción de la serie Juego de Tronos me parece muy apropiada salvo por algunos matices. Uno de ellos es que en ocasiones se emplean palabras posteriores al tiempo en que se está narrando. Como ralentizar, que requiere de la invención de los aparatos de motor y, por lo tanto, resulta horrísona cuando se marcha a caballo y se dirimen las diferencias con espadas, lanzas y saetas.

Otro caso más es el de autodestruirse, verbo de formación nueva y, a mi parecer, incorrecto, por el paralelismo (como decía Lázaro Carreter) con autopeinarse. Uno se peina y se destruye (a sí mismo, en ambos casos) y peina y destruye (a los demás, como los peluqueros y los púgiles, respectivamente, por eso cobran).

De modo que en el caso que traigo hoy…

autodestruiría

Festín de cuervos. Página 723.

—No te imaginas la mitad de lo que está pasando en Desembarco del Rey, cariño. Cersei va de estupidez en estupidez, ayudada por su consejo de ciegos, sordos e imbéciles. Siempre supe que llevaría el reino a la ruina y se autodestruiría, pero no imaginaba que fuera a darse tanta prisa.

Festín de cuervos. George R. R. Martin. Gigamesh. Barcelona, 2011. Página 723.

… basta con escribir «Siempre supe que llevaría el reino a la ruina y se destruiría, pero no imaginaba que fuera a darse tanta prisa».

Los otros dos ejemplos suponen un par de divertimentos, imputables antes al inevitable error humano que a la falta de pericia.

Claro que nos esperara

Festín de cuervos. Página 709.

—Claro que nos esperara —respondió Alayne—. Debe esperarnos.

Festín de cuervos. George R. R. Martin. Gigamesh. Barcelona, 2011. Página 709.

Debería leerse esperará.

Festín de cuervos. Página 561.

Festín de cuervos. Página 561.

Aquellas noches habían sido los peores, tumbada impotente debajo de él mientras la utilizaba hasta cansarse, entre el hedor del vino y sus gruñidos de jabalí.

Festín de cuervos. George R. R. Martin. Gigamesh. Barcelona, 2011. Página 561.

En este último ejemplo hay un error de concordancia: «Aquellas noches habían sido las peores […]».

De modo que soy un cazador de errores, aunque nadie me lo ha pedido.


Ahora, dicen, estamos enlazados como mucho a una distancia de siete niveles. Me gustaría llegar a cualquier escritor o editorial que necesite una lectura profesional o un corrector de textos. Ya sabes, si acabas de leer esta entrada, te ha gustado y quieres ser mi primer nivel de transmisión, por favor, da un salto. Quizá en breve haya llegado hasta alguien a quien le pueda ser útil.

Ponga un corrector en su vida, sus textos se lo agradecerán.

Ponga un corrector en sus textos, su vida se lo agradecerá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: