Momentos pedagógicos

· Oxígeno, Pensamientos
Autores

La semana pasada, dando una clase particular en la biblioteca de la localidad en que resido, me sucedió un hecho insólito mediada la clase. A la mesa vecina habían venido unas compañeras de clase de la adolescente a la que le doy repaso (o eso creo, porque no le pregunté). Una de ellas, aparte de que estuvo jugueteando con el teléfono móvil durante todo el rato (incluso haciendo como que hablaba con él), imitando mis gestos y mis toses (¡malditos constipados!), interrumpiendo con frases del estilo «A ver qué dice el papi ahora», llegó el momento en que empezó a meterse con mi alumna: «Qué malgasto de dinero un profesor particular… si vas a suspender más que yo…». Aquiescentes, las otras adolescente le reían las gracias a la hembra alfa, claro.

En fin, aparte de que no soy profesor, sino examentrenador, me gustó mucho la reacción de mi alumna: no hizo nada.

Madurez, claro. Aproveché para bisbisearle al oído: «Ser una maleducada no la hace mejor persona, ni mejor estudiante».

Seguimos con la clase normalmente, y, al llegar a casa, aproveché para enviarle el siguiente mensaje a su teléfono:

X., gracias a nuestras vecinas de mesa de estudios, hoy hemos podido aprender varias lecciones:

a) Insultar, burlarse, atacar o imitar a alguien ni te hace mejor persona, ni te da la razón ni te hace más fuerte. Insultar, burlarse y atacar es muy fácil, lo puede hacer todo el mundo. Es la vía fácil.

b) Saber diferenciar o discernir una agresión verdadera de otra que no lo es sí que te puede hacer más fuerte, o más sabio: implica tener recursos, paciencia, fuerza interior, dominio.

c) Cuando alguien quiere «creerse» más haciendo a alguien menos, sólo está mostrando su debilidad y su falta de autoestima.

d) Hay que vivir ajeno a las opiniones de los demás. Son opiniones, no realidades. Tú sabes quién eres, qué quieres y qué necesitas. Nunca serás lo que otros quieren que seas o dicen que eres.

e) No hay nada malo en necesitar, tampoco en pedir ayuda a los demás. Reconocer es el primer gesto de quien quiere mejorar y desea cambiar el curso de su vida.

f) Sin hacer daño a nadie, tienes todo el derecho del mundo a perseguir tus objetivos y no los de otros. Vive tu vida y tus objetivos, no la vivas a través de sus burlas, desprecios, miedos y mediocridades. Simplemente, no son necesarios.

Ah, y que ¡vaya bien en tu examen! No le tienes que demostrar nada a nadie, ni a ella… ¡Hasta la próxima clase!

1 comentario

Comments RSS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: