¿El dolor contiene el germen de la curación?

· Libros, Pensamientos
Autores

Detengámonos en el dolor. Sin prisa. Percibámoslo dentro, latiendo con el resto de la sangre, respirando al ritmo de nuestros pulmones. Cumcum, cumcum, cumcum. Observemos nuestro dolor como una señal, como una experiencia, como una resistencia…

Llego al final de la sesión completamente exhausto, con la sensación de que si me hubiera quedado con él un minuto más, me habría encontrado cayendo de lleno en el dolor y éste me habría destruido.

O curado. Tal vez sea lo mismo.

Pórtico. Frederik Pohl. Ediciones Folio. Barcelona, 2000. Página 27.

¿Somos nuestro dolor? No, no lo creo. Al igual que pienso que tampoco somos nuestra cuenta corriente, nuestro vehículo o nuestra casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: