Un anhelo: el pretérito enterrado

· Libros, Pensamientos
Autores

A veces pienso que no estaría de más que existiese un «pretérito enterrado», descompuesto y digerido por la tierra.

También podría sonar a anhelo, a lluvia evaporada. O al cuento que un abuelo remoto le narra a un niño pequeño cuando éste quiere saber cómo era el mundo en que vivieron sus mayores:

Tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac... el pretérito enterrado va cavando tumbas sin pausa. Una para Doña Injusticia, otra para la Señora Guerra, otra para Don Mal Carácter, otra para la familia Miedo... Imagen tomada de berkat.ru.

Tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac… el pretérito enterrado va cavando tumbas sin pausa. Una para Doña Injusticia, otra para la Señora Guerra, otra para Don Mal Carácter, otra para la familia Miedo…
Imagen tomada de berkat.ru.

La sociedad avanzaba de zancada en zancada, incapaz de resolver los problemas esenciales, ni tan siquiera los básicos, ni los que tenían que ver con el carácter humano y sus carencias, pero sin embargo resolvía batallitas ordinarias de manera higiénica y precisa, con el acabado hermosos de esas cafeteras o exprimidoras de naranjas.

Blitz. David Trueba. Anagrama. Barcelona, 2015. Página 78.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: