Orden y desorden

· Pensamientos
Autores

En los jardines (y en la vida) necesitamos orden y desorden, regularidad y asimetría. Lo primero llama a la serenidad, a la certeza, a la calma; lo segundo alimenta la curiosidad, la atención y el inconsciente…

El dedo y la lunaEl jardín zen

Un maestro zen le pidió a su discípulo que limpiara el jardín del monasterio. El discípulo limpió el jardín y lo dejó en un estado impecable. El maestro no quedó satisfecho. Le mandó hacer de nuevo la limpieza una segunda vez, luego una tercera. Desalentado, el pobre discípulo se quejó:

—Pero, maestro, ¡no hay nada más que poner en orden, que limpiar en este jardín! ¡Todo está hecho!

—Falta una cosa—respondió el maestro.

Sacudió un árbol y algunas hojas se desprendieron, tapizando el suelo.

—Ahora el jardín está perfecto —concluyó.

Hay un aspecto ordenado de lo mental que permite al intelecto trabajar dentro del orden y un aspecto desordenado que permite al inconsciente manifestarse. El orden perfecto sólo existe al lado del desorden. El orden total en un jardín mata el jardín.

El dedo y la luna. Alejandro Jodorowsky. Obelisco. Barcelona, 2006. Página 25.


 

Por varios motivos, le dedico esta entrada a mi buen amigo David Correa Castillo.

El primero es evidente: jardín y David son uno. David es una planta más en sus jardines. Sabe escucharlas, entenderlas y amarlas. Y comparte con ellas su savia.

El segundo, también: quien lo conozca un poco sabe de su atracción por las filosofías orientales y por sus prácticas meditativas.

El tercero, para mí está muy claro: Alejandro Jodorowsky conoció a Ejo Takata, un maestro «tan grande como humilde», precisamente en México. Y ¿cómo llegó Ejo Takata a México?:

A finales de los años cincuenta, el maestro zen Yamada Mumon envió del Japón a su discípulo, Ejo Takata, a visitar un zendo norteamericano, en San Francisco, si mal no recuerdo. Una vez llegado allí, obedeciendo siempre las órdenes de su maestro, buscó un lugar donde fundar una escuela de Zen Rinzai. Su método para buscarlo —no hablaba más que japonés— consistió en no buscarlo. Se plantó en el borde del camino e hizo autostop, decidido a establecerse donde le dejara el vehículo que le cogiera. Fue en un camión que transportaba naranjas, que le dejó en Ciudad de México. Se encontró allí, sin más ropas que su koromo, con diez dólares en el bolsillo. En esa inmensa ciudad de veinte millones de habitantes, anduvo durante una hora a la ventura, por las calles, hasta que un psicoanalista, discípulo de Erich Fromm, detuvo su coche a su lado y le invitó a subir, muy sorprendido, o más exactamente maravillado, de encontrar a un monje japonés paseando tranquilamente por las calles de México. Erich Fromm, autor, entre otros, de un libro titulado Ética y psicoanálisis, acababa de descubrir el zen en las obras de D. T. Suzuki; consideró la llegada de Ejo Takata como un acontecimiento de la mayor importancia para su escuela y, con un grupo de médicos y de psicoanalistas, instaló a aquel que había de convertirse en un zendo ubicado en las afueras de la capital.

Y ¿por qué Jodorowsky? Él mismo nos lo cuenta:

En una ocasión, mientras le echaba un tarot a Ejo Takata, le dije:

—Escucha, Ejo, perdóname que te lo diga, eres monje, eres un maestro, pero, según este tarot, tienes problemas sexuales.

El dedo y la luna. Alejandro Jodorowsky. Obelisco. Barcelona, 2006. Página 15.

Para mí esto es humor, sencillez y amistad. ¿Qué hizo Ejo? ¡¡Leed el libro!!

3 comentarios

Comments RSS
    • yagogallach

      Al contrario. Si con mis entradas consigo que la gente lea libros, ya me doy por satisfecho. Notarán la diferencia. Al igual que lo harán quienes vayan a un concierto de música en lugar de oírla exclusivamente a través del ordenador.
      Al escribir en mis entradas pequeños recortes de libros sólo muestro unas cuantas notas de la melodía de una gran canción. Puede gustarte, pero lo que busco es que la gente desee oír (y escuchar) la obra completa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: