Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar

· Inicio, Oxígeno
Autores

Dicen que el escritor chileno Luis Sepúlveda les prometió a sus hijos escribir una historia acerca de cómo gestionamos los humanos el entorno en que vivimos, lesionando la naturaleza y lesionándonos a nosotros mismos.

De esa promesa nació esta pequeña historia de gaviotas y gatos portuarios, algunos de ellos muy lectores y estudiosos, muy enciclopédicos:

Imagen tomada de la página monossabios.com.

Imagen tomada de la página monossabios.com.

—¡Terrible! ¡Terrible! Si las cosas siguen así, dentro de muy poco la palabra contaminación ocupará todo el tomo tres, letra «C» de la enciclopedia —indicó escandalizado Sabelotodo.

Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar. Luis Sepúlveda. Tusquets. Barcelona, 1996. Página 96.

Estos gatos sabios también entienden la importancia de la diversidad, del respeto y del amor:

Te queremos gaviota. Sentimos que también nos quieres, que somos tus amigos, tu familia, y es bueno que sepas que contigo aprendimos algo que nos llena de orgullo: aprendimos a apreciar, respetar y querer a un ser diferente. Es muy fácil aceptar y querer a los que son iguales a nosotras, pero hacerlo con alguien diferente es muy difícil y tú nos ayudaste a conseguirlo.

Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar. Luis Sepúlveda. Tusquets. Barcelona, 1996. Páginas 103 y 104.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: