No os olvidéis del amigo Cuán

· En la punta de la lengua
Autores

Cuán se siente cada vez más solo, cada vez más atribulado, cada vez más deprimido.

—Nadie me quiere —se dice a veces, consternado, mientras espera en el sofá de su casa a que alguien lo llame para pasar, aunque sea, un rato enfáticamente nimio y agradable—. ¿Seré demasiado hiperbólico? ¿Tal vez demasiado intenso? ¿O es que todos prefieren salir con Qué Tan?

Amigos, llamadlo. Llamadlo de vez en cuando (no quedéis sólo con el correcto Qué Tan), escribidlo y vuestros textos os lo agradecerán.

La velocidad para producir viene determinada por qué tan rápido un grupo de mentes puede bailar al unísono. Y hoy en día, no importa qué tan etérea sea la creación de una idea, también tiene que ser puntual.

John Hunt. El arte de la idea. Urano. Barcelona, 2010. Página 95 .

A mi parecer, Cuán os habría servido mejor:

La velocidad para producir viene determinada por cuán rápido un grupo de mentes puede bailar al unísono. Y hoy en día, no importa cuán etérea sea la creación de una idea, también tiene que ser puntual.

No os olvidéis de Cuán. El correcto Qué Tan anda ya pluriempleado.


Ponga un corrector en su vida, sus textos se lo agradecerán.

Ponga un corrector en sus textos, su vida se lo agradecerá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: