Por favor, ideas frescas

· En la punta de la lengua, Inicio
Autores
Anuncio de una cafetería brasileña tomado de http://ru.advertolog.com/. En esta imagen han trabajado John Davenport, Rui Alves (director artístico), Reinher Behrens, Jan Krymauw, Tony Granger, David Prior (fotógrafo), Bibi Lotter (tipógrafo).

Anuncio de una cafetería brasileña tomado de http://ru.advertolog.com/. En esta imagen han trabajado John Davenport, Rui Alves (director artístico), Reinher Behrens, Jan Krymauw, Tony Granger, David Prior (fotógrafo), Bibi Lotter (tipógrafo).

—¡Buenos días!

—¡Buenos sean!

—¿Qué desea para desayunar?

—Hmmm… Una taza de ideas frescas con una rebanada de pan con tomate.

—¿Las ideas, cómo las quiere: normales, fuertes o extrafuertes?

—Hoy probaré las normales… A ver qué tal…

—Enseguida las tiene.

El camarero trastea detrás de la barra («¿Qué hará?») y al cabo de un par de minutos regresa a la mesa:

—Aquí lo tiene. Espero que le guste el desayuno.

Tomo mi taza de ideas frescas, la envuelvo con ambas manos (como cuando era pequeño), y enseguida me doy cuenta de que ¡está caliente!

«¡Vaya!», me digo sorprendido. Acerco los labios al borde y le doy un primer sorbo:

Hablar más fuerte rara vez te convierte en un pensador más fresco y original. El aire se vuelve pesado, pero se libera poca energía. La esencia de lo militar es vestir a la gente de uniforme y luego gritarles mucho. Se consigue que cumplan las órdenes, pero no se obtiene mucho pensamiento original.

John Hunt. El arte de la idea. Urano. Barcelona, 2010. Página 22.

Me ha gustado el sabor, lo reconozco. Las ideas se mantienen frescas en mi boca y han conseguido resonar dentro. La sensación es extraña, pero agradable. Me abandono un instante. Tengo tiempo. Miro a izquierda y a derecha: nadie más. Solos el camarero y yo. Cierro los ojos. Respiro profundamente y detengo mi reloj interno. Me llevo, por segunda vez, la taza a la boca y bebo despacio:

Las grandes ideas a menudo provienen de personas tranquilas que se enriquecen de su entorno pero trabajan en soledad con su mente.

John Hunt. El arte de la idea. Urano. Barcelona, 2010. Página 22.

Vuelvo a cerrar los ojos y sonrío: esta idea también me ha gustado.

Dejo transcurrir unos minutos. Cuando empiezo a pensar que sería fantástico comenzar todos los días alimentándome de ideas frescas, casi sin darme cuenta estoy bebiendo un tercer trago.

Somos criaturas de hábitos y éstos tienen una buena utilidad. ¡Es genial no tener que pensar cada mañana si los calzoncillos van debajo o encima de los pantalones!

John Hunt. El arte de la idea. Urano. Barcelona, 2010. Página 26.


Sin embargo, antes de abandonar el local observo que ni el mantel ni la vajilla están demasiado limpios. Da la sensación de que en la cafetería están más preocupados por las ideas en sí mismas que por presentarlas bien, y eso desluce un poco el trabajo previo, el propio mensaje que quieren transmitir. Tal vez —intuyo— no hayan reparado aún en la necesidad, o hayan prescindido de ese servicio porque entienden que es accesorio, incluso un pequeño capricho. «Y no —digo para mis adentros—, justo ese detalle aumenta el valor de todo lo que se ha hecho hasta el momento. Las ideas frescas no se deben servir sucias, ni medio limpias siquiera; no deben contener tropezones, ni trazas, ni restos si quieren que lleguen con toda su esencia a sus clientes. Otra cosa es el estilo…».

El arte de la idea, una carta de desayuno que contiene una mancha. La palabra "como" debería llevar tilde (Y cómo puede cambiar tu vida).

El arte de la idea, una carta de desayuno que contiene una mancha. La palabra “como” debería llevar tilde (Y cómo puede cambiar tu vida).

Observo la carta del desayuno… Me gustaría acercarme al camarero para, al menos, compartir mi punto de vista con él de forma abierta y sincera; empero, como siempre, me atenaza una duda: ¿sabré transmitir el mensaje? ¡Sólo deseo no ser brusco! ¿Por qué me resulta tan difícil? ¿Por qué me parece tan violento hacerlo?

«Por ejemplo —le diría al camarero—: en la carta de El arte de la idea al “como” le falta una tilde para que el subtítulo tuviera un sentido completo: Y cómo puede cambiar tu vida.

»En el mantel de la mesa 27, hay unas manchas más: “Mientras más seamos mejor” y “Los hábitos atraen seguidores y mientras más seguidores más fortaleza se adquiere” deberían limpiarse con el jabón Cuanto para que quedase así: “Cuantos más seamos, mejor” y “Los hábitos atraen seguidores y cuantos más seguidores más fortaleza se adquiere”. Aunque a esta última oración le aplicaría también un suavizante: “Los hábitos atraen seguidores; y cuantos más haya, más fortaleza se adquiere”.

»Por último, a ese mantel de la 27 le daría con el jabón No coma entre sujeto y predicado, para que la mancha “El problema con las mentes predeterminadas, es que han asumido que su forma de hacer las cosas es la mejor” desapareciese por completo en el próximo lavado: “El problema con las mentes predeterminadas es que han asumido que su forma de hacer las cosas es la mejor”».

Ojalá reuniese el valor —y la gracia— para hacerles ver que mis servicios podrían ayudarles a mantener su local y sus mesas limpias. Tal vez así tendrían muchos más clientes, dispuestos, ¡cómo no!, a repetir.

 

2 comentarios

Comments RSS
  1. Ana

    Encontré este blog por casualidad y ha sido un gran descubrimiento. Es una maravilla todo lo que escribes, la calidad con lo que lo haces, la delicadeza, la sutileza, lo hábil que eres con las palabras.. eres un magífico escritor.

    • yagogallach

      Muchas gracias, Ana. Empecé escribiendo para mis hijos, con cariño. Quería que abrieran la lata de su curiosidad, que fueran formándose poco a poco, que fueran ensanchando su horizonte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: