Humanizar a los animales

· Oxígeno
Autores
Etién y Ártax, bailando salsa.

Etién y Ártax, bailando salsa.

Aunque lo hacemos, la realidad es que antes de humanizar a los animales somos más proclives a animalizar a los humanos. Es muy fácil hacerlo por los nobles métodos de la comparación o de la metáfora (mejor o peor traídas): eres un lince, un tigre, un cerdo, un elefante, un oso, tengo un hambre canina, tengo más sueño que una camada de gatos arrimados a una estufa, te huele el aliento a perrete mojado, tienes más memoria que un elefante, eres un avestruz, etcétera.

A lo que íbamos, según Konrad Lorenz:

No trato de humanizar a los animales con esta forma de expresarme. Se ha de comprender que lo demasiado humano es casi siempre prehumano, y, por tanto, es aquello que compartimos con los animales superiores. A fe mía que no proyecto las características humanas en el animal; antes al contrario, muestro la cantidad de herencia de origen animal que persiste todavía en la humanidad.

Hablaba con las bestias, los peces y los pájaros. Konrad Lorenz. Tusquets. Barcelona, 2011. Página 82.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: