← back to “Palabra de Anand”

663-05

Añoro la revista Jaque. Las manos de mi hijo sirvieron de algodón para transmitir el mensaje de la revista: amor por el ajedrez. Entonces queríamos y creíamos en la calidad. Suponíamos, quizá erróneamente, que habría lectores, personas dispuestas a buscar sus momentos de silencio, escapar del ajetreo de sus vidas y consagrarse al ajedrez (como placer, como momento íntimo, como válvula de escape, y encuentro). Pero no, la masa de lectores ya había sucumbido al poder del ‘I want it all, I want it now’.

Anuncios