La épica de mi abuela

· Inicio
Autores

Siempre me han gustado las frasecicas de superhéroes, por razones muy diversas. Porque apelan —creo— a mi épica interior, ese lugar recóndito que todos poseemos y a través del cual nos espoleamos y nos hacemos fuertes.

Leyendo Miguel Strogoff, creo que encontré la épica de mi abuela, parte del porqué le gusta esa novela y parte del porqué de su épica, una mezcla de honor, determinación y fortaleza… sobre todo en los personajes femeninos. Sea:

—Hermana —dijo Miguel Strogoff—, habría querido encontrar algún coche más cómodo.

—¡Me dices eso a mí, hermano, que habría ido incluso a pie a buscar a mi padre!

—No dudo de tu valor, Nadia, pero hay fatigas físicas que una mujer no puede soportar.

—Yo las soportaré, sean las que sean —respondió la muchacha—. ¡Si oyes escaparse una queja de mis labios, déjame en el camino y sigue solo tu viaje!

Miguel Strogoff. Julio Verne. Anaya. Madrid. 2000. Página 99.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: