¿Quién corre riesgos?

· Ajedrez
Autores
Kariakin y Carlsen en la rueda de prensa que ofrecieron después de firmar tablas. Minuto 189 de la retransmisión. Fuente: ChessBase.

Kariakin y Carlsen en la rueda de prensa que ofrecieron después de firmar tablas. Minuto 189 de la retransmisión. Fuente: ChessBase.

Dicen los sabios —al menos eso creo— que quien no arriesga no gana. No sé si será verdad, pero al parecer Magnus Carlsen, vigente campeón del mundo de ajedrez, ha venido a corroborar esto de un modo bastante divertido e ingenioso.

He tratado de jugar a ganar sin asumir riesgos, y al final ha resultado que quien no ha corrido riesgos ha sido él.

Magnus Carlsen (campeón del mundo), lunes 28 de abril de 2014, durante la rueda de prensa posterior a la partida que lo enfrentó al ruso Serguéi Kariakin en el torneo Memorial Gashímov (Azerbaiyán).

Por cierto, Kariakin se hallaba completamente satisfecho con el resultado (¡tablas con negras contra el campeón mundial!). No en vano, las redes arden diciendo de él que es el nuevo rey de las tablas. Al parecer, puede que si termina el torneo con dos empates más conseguirá establecer una nueva marca de tablas… No sé si será cierto, ni me voy a molestar en corroborarlo (más que nada por la maledicencia que se extiende en los canales de charla bajo el amparo del anonimato y la distancia).

Añoro la revista Jaque. Las manos de mi hijo sirvieron de algodón para transmitir el mensaje de la revista: amor por el ajedrez. Entonces queríamos y creíamos en la calidad. Suponíamos, quizá erróneamente, que habría lectores, personas dispuestas a buscar sus momentos de silencio, escapar del ajetreo de sus vidas y consagrarse al ajedrez (como placer, como momento íntimo, como válvula de escape, y encuentro). Pero no, la masa de lectores ya había sucumbido al poder del 'I want it all, I want it now'.

Añoro la revista Jaque. Las manos de mi hijo sirvieron de algodón para transmitir el mensaje de la revista: amor por el ajedrez. Entonces queríamos y creíamos en la calidad. Suponíamos, quizá erróneamente, que habría lectores, personas dispuestas a buscar sus momentos de silencio, escapar del ajetreo de sus vidas y consagrarse al ajedrez (como placer, como momento íntimo, como válvula de escape, y encuentro). Pero no, la masa de lectores ya había sucumbido al poder del ‘I want it all, I want it now’.

 

 

 

2 comentarios

Comments RSS
  1. Mikel Iker

    Exacto, Yago, siempre he creído y sentido que el ajedrez enseña a arriesgarse, un riesgo calculado pero riesgo al final de cuentas, por ésa, entre otras muchas, muchísimas razones me encanta el ajedrez. Y sí, se echa de menos la REVISTA. Ojalá algún día… ojalá.

    Buena semana, Yago.

    • yagogallach

      Amigo Mikel… Es cierto lo que dices del riesgo. A mí me hizo muchísima gracia ver la expresión de Kariakin (ellos no se están viendo, sino mirando al frente) y la sinceridad de Carlsen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: