Correr hasta la eternidad

· Inicio, Oxígeno
Autores
Imagen tomada del Facebook del propio Scott Jurek.

Imagen tomada del Facebook del propio Scott Jurek.

Sentía como si pudiera correr eternamente.

Si eres un atleta y tienes suerte, lo habrás sentido. Estar «en la zona», saborear el satori —esa claridad repentina parecida al zen que aparece cuando menos te lo esperas, a menudo cuando llevas tu cuerpo al límite—, hace que cuando corres veas a todos los demás moviéndose con la parsimonia típica de un dibujo animado. Los jugadores de baloncesto dicen que la canasta a la que tiran no sólo parece más grande, sino que de hecho lo es. Los corredores hablan de sentirse absorbidos por el universo, de ver la historia de la vida en un simple hierbajo de un lado de la carretera.

Cuando he tenido la suerte de sentirlo, la sensación es como de hacer las cosas sin ningún esfuerzo. Me sucede cuando la intensidad de la carrera, la presión por la victoria y el dolor se incrementan hasta unos niveles prácticamente inaguantables. Es entonces cuando algo se abre en mi interior. Encuentro esa parte de mí mayor que mi dolor.

Correr, comer, vivir. Scott Jurek con Steve Friedman. Temas de Hoy. Madrid, 2013. Páginas 192 y 193.

Buscar la zona, entrar en estado de flujo, sentirse libre, formar parte del mundo… varios de los motivos por los que mucha gente se lanza a correr día a día.

5 comentarios

Comments RSS
    • yagogallach

      Gracias, 道, por la información, tus aportes y tu bonita entrada aclaratoria. Hishiryo, una bonita palabra y un concepto más bonito aún.
      Sobre el error de concepto, simplemente copié la fuente. Un abrazo.

  1. Encuentro muy interesante la relación entre deporte y meditación, espero que pueda leer más textos como este aquí. Gracias y un abrazo Yagogallach

    • yagogallach

      Gracias a ti, de verdad. Sobre la meditación y el deporte, es como todo en la vida… Según he leído, se puede meditar casi con cualquier actividad. A mí me resulta sencillo con el deporte porque corro en una zona sin tráfico (fuera de la ciudad) y sin música. Siempre empiezo a correr estando presente, pendiente sólo de mi respiración. Lo demás es fluir con la mente vacía. Cuando circulo con la bicicleta no consigo ese estado de flujo (alguna vez sí, pero en contadas ocasiones) porque se ha de ir atento al tráfico. En el agua, también he llegado a flotar durante algunas calles, poco más que eso.
      A ver qué más puedo investigar… ¡Y trasmitir!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: