Tener bajibajos

· Inicio, Oxígeno
Autores
Un bajibajo impresionante. Imagen tomada de http://pitbox.wordpress.com/2011/07/25/takabisha-la-montana-rusa-con-la-caida-libre-mas-fuerte-del-mundo/. Fotografía de Tsuno Yoshikazu.

Un bajibajo impresionante. Imagen tomada de http://pitbox.wordpress.com/2011/07/25/takabisha-la-montana-rusa-con-la-caida-libre-mas-fuerte-del-mundo/. Fotografía de Tsuno Yoshikazu.

Hace muchos años acuñé el término bajibajos, especialmente para aquellas personas que se sienten (la mayoría de las veces, no sin motivo) siempre desafortunadas. Un día están mal y al siguiente, peor. Así transcurre su vida, año tras año… Su espiral desgraciada parece no tener fin, parece no poder detenerse nunca.

Hace poco leí:

Los errores que cometes en los buenos momentos del presente crean los malos momentos del mañana.

Y tus aciertos en los malos momentos del presente crean los buenos momentos del mañana.

Cimas y valles. Spencer Johnson. Urano. Barcelona, 2009. Página 7.

Esta sabia reflexión, aplicada, vendría a decirnos que las personas que experimentan bajibajos «cometen errores en los malos momentos del presente y, de esta guisa, crean peores momentos para el mañana».

Me imagino, por imitación, que a quienes viven en un continuo altialto les sucede lo mismo, pero a la inversa, porque «sus aciertos en los buenos momentos del presente crean mejores momentos para el mañana».

2 comentarios

Comments RSS
  1. Mikel Iker

    Hola, Yago:
    Lo primero, felices fiestas.
    He leído tu entrada y me ha parecido interesante, me ha hecho reflexionar, recordar muchas citas, momentos, frases de libros, etc., y una sobresale del resto, es —o se le atribuye— a Eddison: “No he fallado, he encontrado mil formas que no funcionan” o “Si cometes un error y aprendes de él, créeme, de ninguna manera has fallado”. Esto último tiene —en mi humilde opinión— mucha relación con ese continuo “altialto”. A decir verdad, admiro y, por qué no decirlo, intento emular a aquella personas que, pese a encontrarse en una situación complicada, difícil, por su cabeza no pasa el pesimismo y su primera reacción —casi instantánea— es soltar una frase optimista. Recuerdo a mi tío Alfredo, con 73 años (grandísimo aficionado al ciclismo), con el que empecé a hacer etapas “largas”. Un día se cayó y su primera reacción no fue quejarse, maldecir a la piedra o al perro que se le había cruzado, sino exclamar: ¡Así descansamos un poco! Una grandísima lección. Un abrazo, Yago, gracias por compartir tus escritos.

    • yagogallach

      Gracias, Mikel, como siempre, por tus aportaciones. La gente positiva sabe ver lo bueno (o no se deja nublar por lo malo) de cada situación. Y siempre nos enseñan algo, nos enseñan que se puede ver la realidad con unas gafas mejores, más limpias y sonrientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: