Pero tú me entiendes, ¿no?

· Oxígeno
Autores

Recipiente de DisneyTengo a mis dos hijos aquí, pegados a las páginas de mi libreta, observando todos mis movimientos, todas mis palabras. Callados, pues en la biblioteca ya se sabe: hay que honrar el silencio.

Les enseño algunos errores en algunos libros publicados y les susurro:

Ponga un corrector en su vida, sus textos se lo agradecerán.

Ponga un corrector en sus textos, su vida se lo agradecerá.

Todos, desde el primer ser humano hasta el último, tenemos la necesidad de comunicarnos. Y hay que intentar hacerlo bien. Ya sabemos la de malentendidos que se producen a causa de una mala comunicación. No entraré en este océano frío y profundo, porque en muchas ocasiones, a modo de excusa (o con el programa Voy a seguir hablando mal, a mí no me importa enchufado), he tenido que escuchar Pero tú me entiendes, ¿no? (aquí no se hace distingos de religión, sexo, nivel de educación, etcétera, pues la excusa es tan socorrida como innecesaria).

Claro que te entiendo, al igual que entendía a mi hijo cuando decía aba para pedirme agua. Eso no significa que mi hijo estuviese hablando bien. En fin.

Hoy, y no me pregunten cómo (siempre que me pongo a leer pequeños textos recuerdo la lejana estrofa de una canción, y perdonen la vulgaridad, que sonaba así: «Lee mientras caga la etiqueta de las bragas») le he dado la vuelta a un recipiente que le regalaron hace poco a mi mujer por su cumpleaños.

No está recomendado para usar con líquidos hirviendos. Advertencia, que nadie intente aprender idiomas con las traducciones simultáneas de las etiquetas.

«No está recomendado para usar con líquidos hirviendos».
Advertencia, que nadie intente aprender idiomas con las traducciones simultáneas de las etiquetas.

Cuál ha sido mi sorpresa (no sé ya por qué me sorprendo) cuando he descubierto que sí, que Disney me necesita.

No está recomendado para usar con líquidos hirviendos.

Pero tú me entiendes, ¿no?

Sí, claro que te entiendo: entiendo que te hace falta un corrector de textos, entiendo que no has pagado a un equipo de calidad para que lo elabore, entiendo que si el proceso de fabricación ha seguido el mismo control de calidad…

Bueno, la verdad es que preferiría que pusiese hirviendo, aunque lo mejor de todo sería advertir la temperatura máxima a la que se puede someter el recipiente. Más que nada porque está destinado para que se use en la cocina, en contacto con alimentos (calientes o no).

Recipiente fabricado por Disney. Genuino, original y auténtico.

Recipiente fabricado por Disney. Genuino, original y auténtico.

Advertencia, que nadie intente aprender idiomas con las traducciones simultáneas de las etiquetas.

Ahora, como dicen que estamos enlazados como mucho a una distancia de siete niveles, me gustaría llegar a Disney, para poder trabajar para ellos como lector profesional y corrector de textos. Ya sabes, si acabas de leer esta entrada, te ha gustado y quieres ser mi primer nivel de transmisión, por favor, da un salto. Quizá en breve haya llegado hasta ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: