Carla, la jugadora vital

· Balompié
Autores
Carla Martínez Gisbert Equipo: Valencia Féminas C.F. 8 B Demarcación: Medio Dorsal: 6 Fecha de nacimiento: 6.02.2002 Lugar de nacimiento: Valencia Estatura: «No lo sé». Peso: «Tampoco lo sé». Talla de pie: 32 Lateralidad: Diestra Botas: «Las de Messi antiguas».

Carla Martínez Gisbert
Equipo: Valencia Féminas C.F. 8 B
Demarcación: Medio
Dorsal: 6
Fecha de nacimiento: 6.02.2002
Lugar de nacimiento: Valencia
Estatura: «No lo sé».
Peso: «Tampoco lo sé».
Talla de pie: 32
Lateralidad: Diestra
Botas: «Las de Messi antiguas».

Acaba el partido. Todo el equipo se mete en los vestuarios. Duchas, risas… llega el momento de relajarse después de la tensión de la contienda. Al cabo de un rato, empiezan a salir las más rápidas. Todas ellas repiten la misma consigna: «Me ha dicho Carla que hoy no puede hacer la entrevista, porque tiene prisa y no lleva ropa de paseo». La primera vez que lo oímos nos hace gracia (porque ya hemos hablado con su madre, y nos ha concedido unos minutos de entrevista, algo que Carla no sabe), a la cuarta ya vemos que Carla tiene un gran poder de comunicación.

Sí, he dicho oímos, hemos y vemos, porque a la entrevista de hoy nos acompañan Paula (su hermana pequeña), Blanca (la hermana mayor de Lucía, también jugadora del Valencia) y Leire (lesionada), que van a hacer las veces de reporteras. Además, se irán acercando algunas compañeras, para ver la evolución de las preguntas.

Pero, cómo es Carla. Carla es una niña muy: muy alegre, muy responsable, muy cariñosa, muy vital: siempre está dispuesta a todo. Y le encanta el deporte (de hecho, también juega al baloncesto, deporte donde ya ha logrado el galardón de mejor jugadora de un campus estival). Carla, en resumen, trata de exprimir la vida al máximo: si puede, el mismo día juega al fútbol, al baloncesto, va a bailar, y acude a la falla (ha sido fallera mayor infantil).

Carla comenzó a jugar al fútbol con Alba, en el Atlético del Turia. Esta temporada, por una mera cuestión de edad, ya no podían jugar en el equipo mixto, y buscaron un equipo para ampliar su experiencia deportiva.

Ah, una advertencia: las risas de Paula (de 8 años) son habituales durante la entrevista, pero se tratan de unas risas abiertas, generosas, divertidas y muy simpáticas. Le ha costado admitirlo antes de la entrevista, pero Paula se lo pasa muy bien con su hermana¹.

Yago: ¿Tu hermana es buena contando chistes?

Paula: ¡No!

Leire: ¡Qué va! ¡Pues aquí nos partimos!

Yago: Entonces, ¿sí que es buena contando chistes?

Paula: Sí.

Blanca: ¿El de la mano lo contó Carla?

Leire: Sí [Risas].

Madre de Carla y Paula: ¿Es buena hermana o no?

Paula: No.

Madre de Carla y Paula: ¿No? [Risas]. ¿Cómo que no es buena hermana? ¡Claro que es buena hermana!

Blanca: Las hermanas, todas son malas… ¡A que sí!

Leire: ¡No! ¡Los hermanos son malos!

Yago: Claro, ¿tú lo dices por el tuyo, no?

Leire: Pues sí. Me clavó las uñas…

Blanca: Eso no es nada, ¡yo llevo un mordisco!

Yago: ¡Haaaaaaala! Paula, ¿a ti te muerde tu hermana?

Paula: No.

Yago: Entonces tienes una muy buena hermana, ¿verdad?

Paula: Sí.

Blanca: Pregúntale a mi hermana pequeña, si soy una buena hermana.

Yago: Ángela, ¿tu hermana es buena hermana, o no?

Angela se esfuma del escenario… («Blanca, ya sabes ―le digo―, tendrás que trabajarte un poquito la relación con tu hermana». «No lo tiene muy claro, Blanca», agrega la madre de Carla).

Yago: Paula, ¿qué opina usted de su hermana?

Paula: ¡Nada, que es fea!

Risas generalizadas (¡¡cosas de hermanos!!).

Su madre: ¿Y no podrías decir nada bueno de tu hermana?

Paula: No.

Su madre: Por ejemplo…

Yago: No me puedo creer que seas incapaz de decir nada bueno de tu hermana.

Paula: Juega conmigo a las cartas.

Su madre: Bueno, eso ya es algo. También compartís la tortilla de patatas.

Paula: Sí.

Su madre: Ya vamos sacando cosas… Y el helado.

Paula: Eso también.

Su madre: ¿Y qué serie veis todas las noches juntas?

Paula: Violeta.

En éstas estamos cuando reaparece Ángela.

Leire: Ángela, ¿tu hermana es una buena hermana?

Ángela: Sí.

Leire: ¿Las dos, o sólo una?

Ángela: Las dos.

Yago: ¿Ves, Paula? Y a ti qué te gusta hacer.

Paula: Jugar al baloncesto.

Yago: ¿Qué más te gusta hacer?

Paula: Jugar al tenis.

Tan elevada conversación estábamos teniendo que (por fortuna)

Carla en acción.

Carla en acción.

Entretanto, aparece Carla y ―calibrando la situación (o la encerrona)― le pide a su madre el almuerzo: «Un bocadillo de kétchup; y lo demás me da igual».

Yago: Te va a preguntar Blanca. ¿Mi letra la entiendes?

Blanca: ¡Sí! ¿Cómo llegaste al fútbol?

Carla: Como mi hermano jugaba antes en un equipo, me apunté con él.

Carla se refiere a su hermano mayor, pues es la segunda de cuatro hermanos distribuidos ―como en una poesía de rima A-B-B-A― en chico, chica, chica, chico (de hecho, Car-la y Pau-la riman de forma consonante. ¡A saber qué ocurre con los hermanos!).

Blanca (a Yago): ¿Algo que objetar?

Yago: No.

Blanca: ¿Quién te insistió a jugar?

Yago: Insistió, no: instó.

Carla: [Risas]. No sé, quería jugar al fútbol.

Yago: ¿Por qué querías jugar?

Carla: Porque me gustaba y jugaba en casa con mi hermano.

Blanca: ¿Los niños aceptan que las chicas juguéis mejor que ellos?

Carla: Bueeeno… En algunos casos.

Yago: ¿Cómo fue tu experiencia en el fútbol mixto?

Carla: Buena… Lo que pasa es que eran muy brutos. Sí… [risas].

Yago: ¿Y?

Carla: Hacían más daño que las chicas. [Risas].

Yago: ¿Qué prefieres, pues, mixto o sólo con chicas?

Carla: Jugar con chicas. Con chicas…

Yago: ¿Por qué?

Carla: No sé, porque…

Blanca: ¡Porque son menos brutas!

Carla: [Risas]. Sí…

Yago: La entrevista es para…

Blanca: ¡Perdón!

Yago: ¿Cuánto tiempo llevas jugando?

Carla: Unos cinco años.

Blanca (entre risas, porque le he robado una pregunta): ¿Qué es lo que más te gusta del fútbol?

Carla: Cuando ganamos un partido.

Blanca: ¿Y lo que menos?

Carla: Cuando perdemos un partido.

Yago (a la espera de que matice la respuesta, pues acaban de perder el partido que las enfrentaba contra el Valencia A): Bien.

Paula: [Risas].

Yago: Acabáis de perder y no se te ve muy afectada… [Risas].

Carla y Paula: [Risas].

Blanca: ¿Si no jugases de medio, en qué puesto te gustaría jugar?

Carla: De delantera.

Yago: ¿Por qué?

Carla: No sé… Porque me gusta meter goles.

Blanca: ¿Qué crees que es lo más difícil de tu puesto?

Carla: Dar los pases bien y llegar a todos los sitios: subir y bajar todo el rato.

Blanca: ¿Qué valores te enseña el fútbol?

Carla: No lo sé.

Blanca: ¡Soy una profesional, eh!

Paula: [Risas].

Carla: Me enseña que no pasa nada si pierdes.

Blanca: ¿Fuera del fútbol, cuáles son tus intereses?

Carla: El baloncesto.

Blanca: ¿El baloncesto? ¿Algo más?

Carla: No.

Leire: Te pueden interesar cosas fuera del deporte.

Carla: Pues bailar funky, sobre todo.

Paula: [Risas].

Yago: ¿Nos puedes hacer una demostración?

Carla: ¡No! [Risas generalizadas].

Blanca: Imagínate que soy un extraterrestre morado que acaba de descender de una nave espacial y la primera persona de este planeta que veo eres tú, ¿qué me dirías, cómo te definirías, cómo te presentarías?

Carla: Hola, soy Carla, ¿cómo te llamas?

Blanca: Moradito.

Abriendo la banda

Abriendo la banda

Carla: ¿Qué haces aquí?

Blanca: [Risas]. No sé… Estaba dando un paseo…

Yago: Intergaláctico…

Blanca: Y he aterrizado aquí.

Carla: ¡Ah, pues muy bien!

Carla, Paula y Blanca: [Risas].

Blanca: ¿Cómo crees que te ven tus amigas?

Carla: Muy simpática y contenta y divertida.

Blanca: ¿Qué es lo que más te gusta de ti?

Carla: No sé… Lo buena persona que soy y [risas de Paula]. Serás…

Blanca: ¿Y lo que menos?

Carla: ¡Que hablo mucho! [más risas de Paula].

Blanca: ¿Cuánto das de ti en los entrenamientos?

Carla: La mitad.

Blanca: ¿Y en los partidos?

Carla: A tope.

Yago: ¿Y por qué das en los entrenamientos la mitad?

Carla: ¡Ah, no lo sé!

Blanca: Si son más importantes los entrenamientos, ¡porque aprendes más!

Carla: No sé…

Blanca: Bueno, yo al menos creo que es así.

Aquí me gustaría congelar un momento la entrevista para agregar un pequeño inciso. Siempre he creído muy mucho en una vieja máxima que reza así: «Se juega como se entrena». La semana pasada, justamente, con motivo de mi primer maratón, hablé sobre ello.

Ya volviendo a casa, Leire me recordó las palabras de Blanca. «Está claro ―le aclaré― que si entrenas a cierto nivel, luego puedes exigirte más porque has trabajado mejor. Imagínate que entrenas a un nivel 50. Si durante la competición te quieres pedir más, quizá puedas dar un 60 o un 65. Quien entrena a un nivel 100, luego puede rendir por encima de ese nivel, o, como mínimo, a ese nivel. No significa que cada uno tenga que buscar ese nivel de exigencia en todo lo que hace, porque ahí entramos en el terreno de la motivación. Por ejemplo, en el maratón, la meta era mi meta. Así me entrené y así acabé la carrera, que era lo que quería. Otra cosa es que hubiese querido hacerla por debajo de cierta marca. Para ello tendría que haberme entrenado, y haberme comprometido, de un modo diferente. A vosotras os pasa lo mismo. No es malo ni bueno, pero quien de mayor quiera seguir jugando al fútbol tendrá que hacer algo más durante los entrenamientos o fuera de ellos. En los estudios sucede lo mismo. Una hora de uno no es lo mismo que una hora de otro. Piensa en el lavavajillas. La misma gota de un lavavajillas lava más platos que otra gota de otro producto de menor concentración». Y aquí me detuve. Miré a mi hija y me reí un poco. ¡¡Parezco un sabio chino, lanzando proverbios!!

Blanca: Cuando juegas al fútbol, ¿dónde crees que destacas más, qué crees que haces mejor?

Clara: ¿En qué posición? ¡En el medio!

Blanca y Yago: ¿Y qué crees que haces mejor?

Clara: Controlar los balones, pasarlos…

Blanca: ¿Qué piensas que debes mejorar para ser una jugadora más completa?

Clara: Chutar más fuerte y dar mejor los pases.

Blanca: ¿Estás haciendo algo al respecto?

Clara: Jugar en casa…

Blanca: ¿Por ejemplo? ¿Algo más concreto?

Clara: Dar muchos pases.

Blanca: ¿Cómo te ves en las diferentes facetas del juego? Tienes que puntuarte o valorarte. ¿En el tiro cómo te ves?

Clara: 7.

Blanca: ¿Conducción?

Clara: 9.

Blanca: ¿Regate?

Clara: 8.

Blanca: ¿Control?

Clara: 9.

Blanca: ¿Pase?

Clara: 9.

Blanca: ¿Juego de cabeza?

Clara: 6.

Blanca: ¿Entrada o marcaje?

Clara: 7.

Atenta en defensa

Atenta en defensa

Blanca: ¿Os habéis acoplado bien entre todas?

Clara: Sí, muy bien.

Blanca: ¿Os entendéis bien?

Clara: Sí.

Blanca: ¿Qué te hace reír más en el día a día?

Clara: Las bromas que nos hacemos entre nosotras.

Blanca: ¿Qué te enfada más?

Clara: Algunas bromas que te hacen en la ducha…

Blanca: [Risas mientras se señala con el pulgar, indicándonos que ella es una bromista de ducha].

Clara: … cuando te ponen el agua fría.

Blanca y Clara: [Risas].

Yago: Ahora es el momento para las preguntas del equipo.

Leire: Yo. Yo, yo, yo.

Yago: ¡Venga!

Blanca: Y yo llevo el micrófono.

Leire: Vale, vale. Ésta de Lucía. Carla, cuando marques y me dediques un gol, ¿qué harás para dedicármelo?

Clara: Pues señalarte [a Lucía].

Leire: Si tuvieras fans, qué harías con ellos.

Clara: Firmarles autógrafos.

Leire: ¿Por qué le llamas Elefantitis a Sara?

Clara: Porque es muy alta y ella me llama Liliput.

Yago: [Risas].

Leire: ¿Qué mote nos pondrías a cada una de nosotras?

Clara: No sé… [Risas]. No sé.

Leire: Ahora queda el Si fueras, serías.

Yago: Primero, explícale lo que es.

Leire: Te tienes que convertir en lo que yo te pida, ¿vale?

Si fueras, serías
Si fueras un color serías… el azul.
Si fueras música o canción… alguna de Kesha.
Si fueras un invento… la máquina del tiempo.
Si fueras un animal… un perro.
Si fueras una planta… una amapola.
Si fueras un plato de comida… el arroz.
Si fueras un juguete… una máquina.
Si fueras un juego… un juego de qué. De mesa… ¿un deporte también vale? (pregunta Leire, mirándome a mí) ¡El fútbol!
Si fueras una película… Soul Surfer.
Si fueras un dibujo animado… Micky Mouse.
Si fueras una superheroína… Elastic Girl.
Si fueras un libro… de Geronimo Stilton.
Si fueras un jugador o un portero… Messi.

Yago: ¿Qué te gusta más de Geronimo Stilton?

Carla: Sus libros… los chistes que hace.

Blanca: ¡Que tiene olores!

Carla y Blanca: [Risas].

Yago: ¡Que los pies le huelen a queso!

Blanca: ¡Eso! [Risas].

1. No tenemos que olvidarnos de que era la primera vez que entablábamos conversación, y ése es un primer obstáculo que hay que vencer cuando se es niño. ¡Los hombres con barba parecemos ogros!

3 comentarios

Comments RSS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: