Mis efectos secundarios

· Pensamientos
Autores

He de confesaros que no he podido dormir en toda la noche. Por Chuck Norris, claro. Lo conocí cuando tenía catorce años, y recuerdo que me ganó dos partidas, una de ellas al cuatro en raya, ¡en sólo tres jugadas!, la otra al ajedrez, ¡y me hizo un pastor sin mover la dama!

Esta noche de pesadillas con Norris me ha dejado incapacitado para la escritura. Si mañana no he escrito nada sobre mis hijos, por favor, llamadme a casa.

1 comentario

Comments RSS
  1. Toñi

    No te preocupes, no hay nada como una buena colleja matutina a lo Norris para eliminar tus efectos secundarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: