Muy a la italiana

· Oxígeno
Autores

Ayer, después del accidente que tuvimos (prefiero no narrarlo en estas líneas), vivimos una experiencia muy a la italiana.

Resulta que la primera asistencia la recibimos de un cochazo deportivo, Porsche para más señas. Frenó y bajaron un hombre (al volante) y su mujer (ya sabéis que no iba al volante, porque los dos no pueden conducir. Éste paréntesis sólo es para despistados, que los hay).

El hombre (italiano) se acercó a nosotros exclamando: «¡Soy médico! ¿Hay algún herido?, ¿algún herido?, ¡¡Soy médico!! ¿Alguien tiene un botiquín?».

Nota 1: Por fortuna, mi mujer sólo llevaba un pequeño corte en la parte superior del cráneo: «Eso son sólo tres o cuatro puntos. ¡¡Enhorabuena, enhorabuena, estáis vivos!! ¡Felicidades por vivir!».

Nota 2: Aprovecho esta ocasión para darles las gracias a mi anónimo médico italiano y a su mujer por su tranquilidad, sentido del humor y su voluntad de ayudar.

Nota 3: En la furgoneta tenía mi botiquín, el de siempre, pero había salido despedido durante el vuelco desde debajo del asiento del conductor y no lo encontraba a primera vista.

2 comentarios

Comments RSS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: