Engañar estómagos

· Inicio
Autores

Las razones sobran la mayoría de las veces. Bla, bla, bla. Blablablá. Reblá. Requeteblablá. Reblablablá. Así se rebuzna para engañarnos.

Charlot, en La quimera del oro, se come una bota para tratar de engañar el hambre. Él nos explica en fotogramas que la prosperidad es una quimera si no puede comer todo el mundo. Imagen tomada de http://www.dcine.org.
Charlot, en «La quimera del oro», se come una bota para tratar de engañar el hambre. Él nos explica en fotogramas que la prosperidad es una quimera si no puede comer todo el mundo.
Imagen tomada de http://www.dcine.org.

Sí, pero no engañan nuestros estómagos con tanto blablablá y reblablá. Ése, y no otro, es nuestro verdadero órgano detector de mentiras.

Dicho de otro modo:

[…] sé que tiene que haber mucho más de lo que nos cuentan, una explicación real de lo que pasó durante la rebelión. Sin embargo, no pienso mucho en ello; sea cual sea la verdad, no veo cómo me va a ayudar a poner comida en la mesa.

Los juegos del hambre. Suzanne Collins. Molino. Barcelona, 2012. Página 52.

Nota: Hay quien asegura que también han aprendido a burlar nuestras panzas con la neocomida: precocinados, prefabricados, semipreparados… Un día —asevera mi amigo Luis, con un gesto de preocupación— ya no sabremos cocinar.

Ya no sé qué pensar, pero tengo hambre. Descongelo en el microondas un arroz chino, le atizo un poco de salsa envasada y ¡a comer!

(La última frase es una ironía, para hacer rabiar a Luis. En casa, de momento, nos preparamos desde la ensaladilla rusa [casera, con ingredientes frescos, el pimiento rojo asado, la mayonesa recién batida] hasta las pizzas [harina, levadura panaria…]. Algunas veces pecamos, claro, y abrimos alguna lata de espárragos, pero son las menos. Luis sabrá disculparnos).

1 comentario

Comments RSS
  1. Ei, Yago, cuánto tiempo… Veo que el arte del enroque dio sus frutos… Me ha alegrado saber de ti después de tantos agujeros negros atravesados; mi hermano me comentó hace un par de dias que le enviaste un mensaje comentándole lo de la reunión del Comenius… A ver si nos volvemos a enchufar… Un abrazo. Vicent.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: