Filosóficamente

· Ajedrez, Oxígeno
Autores

Llevo unos meses cerrando todos mis correos electrónicos con un «Atopemente, Yago Gallach Pérez»Eso ha producido respuestas muy interesantes, desde el que dice «Yago, te has equivocado, es Atentamente» hasta el que entiende el juego de palabras («vivir la vida a tope» y la similitud con la forma «atentamente») y me contesta «Unabrazotemente».

Hace poco, Nadja Wittmann, una gran persona¹, firmó uno de sus correos con: «Filosóficamente, Nadja». El correo no tiene desperdicio. De hecho, subió rubor a mis mejillas: ¿filósofo yo, que soy un aprendiz de la vida?

Nadja vino a Valencia en 2009 para cubrir el reencuentro Kárpov-Kaspárov. Además, hemos coincidido en los torneos de Bilbao, León y México. Y seguro que me dejo alguno.

Nadja vino a Valencia en 2009 para cubrir el reencuentro Kárpov-Kaspárov. Además, hemos coincidido en los torneos de Bilbao, León y México. Y seguro que me dejo alguno.

Yago, al ser filósofo, quizá te guste este pensamiento:

„Das Glück ist weder Raum noch Fläche, ist nur ein Punkt, nicht mal ein Strich. Doch wer die Punkte seines Lebens sammelt, hat einen Sternenhimmel über sich.“

Lo cual traducido sería algo así como:

«La felicidad no es espacio, ni superficie, tan sólo es un punto, ni siquiera una raya. Pero aquel que conecte los puntos de su vida, tendrá un cielo lleno de estrellas por encima».

(Es de un poema de Sonja Marlin).

Yo me siento muy afortunada y agradecida, porque, la verdad, tengo muchas estrellas sobre mí.

Filosóficamente,

Nadja

Cuando Kárpov y Kaspárov disputaron su duelo de reencuentro en Valencia conocí a muchas personas interesantes. Uno de ellos fue Carlos Ilardo, miembro fundador de El club de la risa.

Cuando Kárpov y Kaspárov disputaron su duelo de reencuentro en Valencia conocí a muchas personas interesantes. Uno de ellos fue Carlos Ilardo, miembro fundador de El club de la risa.

1. No sé si recordaréis que hace tiempo hablé sobre perlas y diamantes, un concepto que tomé de Albert Espinosa. Nadja es una de esas perlas que uno se va encontrando en el camino, a la espera de que se convierta en un auténtico diamante. Ella trabaja en la casa alemana ChessBase, una empresa dedicada al ajedrez; pero más allá de que nuestras vidas estuvieran ligadas por una mera cuestión laboral, comercial o profesional (según el caso), ella es una gran persona. Creo que los jefes (en general, como concepto) no saben valorar a las personas como Nadja, que consiguen mejorar las organizaciones para las que trabajan, pues ofrecen un algo más, brindan ayuda, prestan apoyo y soluciones. Además, Nadja sabe escuchar. Claro, ella no es así solamente en el trabajo, sino que traslada sus virtudes a todos los aspectos de su vida. Y hasta aquí puedo escribir, no vaya a ser que nuestros respectivas parejas se pongan celosas (sin motivos, debo aclarar, ya que nos conocemos todos).

Escribir bien (al menos intentarlo) cuesta mucho más de lo que parece. Si te ha gustado este artículo o te ha hecho pasar un buen rato, incluso si te ha movido a la reflexión o te ha enseñado algo; es más, si quieres apoyar este pequeño proyecto, puedes donar una pequeña cantidad pinchando sobre el botón «Donar». Como digo siempre, lo que apoyamos es lo que fomentamos (y viceversa).









2 comentarios

Comments RSS
  1. David Gómez

    ¿Quién es el burro/a que no entendió lo de atopemente? Porque hay que ser burro…

    • Camilo

      No necesariamente.
      Lo más probable es que fuese Sheldon Cooper, o similar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: