Goteros

· Oxígeno
Autores

La entrada de hoy se lee diferente.

Se lee en original.

Goteros

Claro, la pobre pluma estaba enferma, mirad cuánto:

 

 

 

 

 

 

 

 

la enferma

Y es que cuando uno tiene una pluma tan enferma, sólo debe revisar si le llega la tinta a la cabeza, y obrar en consecuencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La enferma y sus goteros.

La enferma y sus goteros.


Escribir bien (al menos intentarlo) cuesta mucho más de lo que parece. Si te ha gustado este artículo o te ha hecho pasar un buen rato, incluso si te ha movido a la reflexión o te ha enseñado algo; es más, si quieres apoyar este pequeño proyecto, puedes donar una pequeña cantidad pinchando sobre el botón «Donar». Como digo siempre, lo que apoyamos es lo que fomentamos (y viceversa).









2 comentarios

Comments RSS
  1. Dorren

    Bonita letra, maricón.

  2. Dorren

    Uuupps, igual me censuran por haber dicho maricón… Pero es una forma de hablar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: