El tesoro del castellano

· Inicio
Autores

Bat PatSobre el asunto del «buen» (valgan las comillas) empleo del castellano (o del idioma que hable), todo el mundo tiene una opinión, la suya.

Antes de proseguir, creo muy mucho en la para mí sabia sentencia de Protágoras: «El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto que son, y de las que no son en cuanto que no son»¹. No sólo como especie —sino como individuos— experimentamos diferentes puntos de vista de la realidad (mucho más allá de la política; estoy pensando en los diferentes mundos que vivimos según nuestro sexo, edad, entorno cultural, educación, estatura, capacidades, etcétera).

Enlazando el pimer párrafo con el segundo, siempre me he preguntado dónde se coloca el límite de la evolución «natural» del lenguaje, de la «perversión» de éste, de la corrección.

Durante toda mi vida (más aún durante mi etapa de editor en El peón espía) he librado animados debates con muchas personas sobre este asunto. Según he podido observar, todo depende de grados: dominio del idioma, educación, percepción, sensibilidad, cultura, edad, entorno sociocultural, etcétera. Por eso, cada cual sitúa (lógicamente) el listón en su nivel.

Hay quienes no toleramos cuatro (¿cuatro?) puntos suspensivos y hay quienes los aplauden; al igual que sucede con los «transparentes» signos de apertura en exclamaciones e interrogaciones; el uso homogéneo en el caso de la b y la v; los modismos; la eliminación completa de las tildes; que «almorzar» sirva tanto para «almorzar» como para «yantar» o «comer»; que al final «enervar» signifique tanto lo que venía significando según su etimología como su antónimo²… Y aquí paro, para no aburrir a nadie.

Más allá de todo esto, sobre todo en el planeta en que respiramos (cuyo fin y afán es casi en exclusiva lucrativo, por desgracia), el idioma —su buen uso— ha caído en desgracia (para más desgracia). No nos entendemos. Y no nos entenderemos (me refiero a que dentro de —pongamos— 20 años ni siquiera nosotros mismos seremos capaces de saber qué queríamos expresar cuando leamos —si es que tenemos la ventura de hacerlo— nuestros propios pensamientos) a menos que (puede ser un límite) no seamos conscientes de que para designar un «martillo» no debemos decir «destornillador».

Cuántas veces me he sentido inferior (el común y conocido complejo de inferioridad del hispanoparlates) al oír (sin saber de qué me estaban hablando): vending, hall, outlet, sitcom, internet, web, lifting, stress (palabra que sigo sin comprender del todo), shock, KO… La mayor parte de las veces he tenido que recurrir en secreto a fuentes fidedignas (diccionarios, preferentemente) para saber a qué se referían mis interlocutores.

De hecho, hasta la fecha me pregunto si antes de que llegaran los ingleses no existía un equipo que marchara (o acabara) primero en una competición, que hubiese un ídolo, un jefe, un mandatario, un cerebro, un capitán, un capataz, un caudillo, un adalid, un cabeza o cabecilla, un dirigente, un dictador, un director, un administrador, un presidente, un patrón, un piloto, un conductor, un tutor, un modelo, un ejemplo… Sí, es cierto, parece que «líder» ha desbancado a todas las demás palabras (será por lo del complejo de inferioridad), pero éste es sólo un ejemplo y no me quiero quedar en él porque para muchos de los hablantes no supone una frontera.

No obstante, una vez más (debo reconocer) ya se me ha ido la mano con mi exposición.

Sólo quería valerme de un juego de palabras con el primer tomo de Bat Pat. El tesoro del cementerio (Montena, Random House Mondadori, Barcelona, decimoctava edición, 2011) para «argumentar» a favor de la «necesidad» de los libros (y de la corrección, último paso del proceso editorial antes de que la varita de Gutenberg actúe) como transmisión del acervo cultural.

Bueno, en este libro, y a vuelaojo³, he hallado algunos aspectos que se podrían limar en futuras ediciones:Bat Pat 1

1. Es por esto que siempre he vivido en la cripta de un cementerio abandonado […].

Página 7. Aquí basta con eliminar la incorrecta «Es por esto que» y sustituirla bien por «Es por esto por lo que» bien por «Por esto».

2. ¡Guau, que frase tan poética!

Página 10. Falta la tilde en el qué: «¡Guau, qué frase tan poética!».

3. ¡Era buenísimo!

Página 32. Aunque está bastante extendido, el superlativo de bueno es «bonísimo».

4. —¡Vaya! —exclamó la señora Silver, friendo otros dos huevos con beicon para Leo—. ¿Y quién se ha escapado?

Página 42. Aquí hallamos dos errores. El primero es el gerundio, incorrecto aquí (debería ser: «[…] exclamó la señora Silver, mientras freía […]». El segundo (aunque aceptado por la RAE, algo que ya no sorprende) es «beicon», que no es otra cosa que nuestra «panceta».

5. Íbamos en silencio en fila india: delante iba yo, que conocía el camino; detrás Martin, con un anorak de pluma verde y una linterna de minero en la cabeza; luego Rebecca, abrigada con un enorme poncho rosa, y finalmente Leo, con su gorrita de béisbol al revés y su habitual jersey, que había emparejado con un par de zapatillas de deporte de color anaranjado fosforescente.

Página 60 y 61. Aquí hacen falta comas (obligatorias, pues sustituyen al verbo) entre «detrás» y «Martín», «luego» y «Rebeca» y «finalmente» y «Leo».

Es decir: «detrás (iba) Martín», «luego (marchaba) Rebeca» y «finalmente (cerraba la comitiva) Leo».

O, lo que es lo mismo: «Íbamos en silencio en fila india: delante iba yo, que conocía el camino; detrás, Martin, con un anorak de pluma verde y una linterna de minero en la cabeza; luego, Rebecca, abrigada con un enorme poncho rosa, y finalmente, Leo, con su gorrita de béisbol al revés y su habitual jersey, que había emparejado con un par de zapatillas de deporte de color anaranjado fosforescente».

Además, siendo ya un poco puntilloso, lo de llevar la «gorrita de béisbol al revés» puede generar dudas: ¿se ha volteado la tela de la gorra o la visera de ésta pretende sombrear la nuca y no los ojos?

Para terminar, y esto es algo muy personal, prefiero mil veces las voces adaptadas (una vez las aceptamos como necesarias, por suponer una incorporación a una realidad nueva, como anorak) a las copias exactas: se hizo con fútbol, bumerán, pinpom y debería hacerse con jerséi (el plural es más claro en jerséis que en jerseys), yas (no olvidemos que el castellano adapta los sonidos a la lengua escrita) y otras muchas.

1. Según leemos en La enciclopedia del estudiante. Tomo 18. Historia de la Filosofía. Santillana, Madrid, 2010, página 26:La enciclopedia del estudiante

Hay un famoso fragmento de Protágoras que Platón cita en el Teeto, y que dice así: «El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto que son, y de las que no son en cuanto que no son» (152a).

Platón explica esta cita aludiendo a la sensación: «¿No ocurre a veces que el soplo del mismo viento, uno de nosotros lo siente frío y el otro no?» (152b). Sócrates comenta que «tal como me parece a mí cada cosa, así es para mí, y así como te parece a ti, así es para ti».

2. Antes, «enervar» era algo así como «debilitar, quitar las fuerzas». Ahora, también se emplea como equivalente de «poner nervioso, desquiciar, alterar». Y sí, lo recoge la RAE, no me pregunten por qué.

3. Creo atopemente en la creación de conceptos y términos nuevos a través de las propias estructuras, palabras y significados de nuestro idioma. El genio del idioma suele ser genial.

Soy un lector profesional, con experiencia en el mundo de la edición, de la redacción y de la corrección de textos. Puedes ponerte en contacto conmigo para editar, corregir y mejorar tus textos o para solicitar informes y redacciones.

4 comentarios

Comments RSS
  1. Despedidas – Oxígeno a la vida linked to this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: