Entre las sábanas

· Oxígeno
Autores

Nos revolvía el pelo con cara de contento. Todos los domingos. Se metía en la cama con nosotros y nos despertaba, como siempre, cariñoso. Nosotros, entre legaña y legaña, con la boca pastosa, remoloneábamos entre las sábanas empalagosas.

Papi, quiero jugar. Papá, ¿estás durmiendo?, decía con voz dulce. Y me daba un abrazo, o lo que en él era un abrazo.

Creo que es lo que más añoro de mi hijo, tantos años después. Ese calor diminuto, casi tímido, solicitando permiso para acceder, con los pies descalzos, a nuestros sueños. Ahora ya no me queda ninguno, se me secaron, se cansaron de aparecer.

Microrrelato con el que concursé (marzo de 2009) en Relatos en Cadena, de la Cadena Ser. En estos relatos es obligatorio comenzar con la oración que cierra el relato ganador de la semana anterior. Sin contar esa frase inicial —que sirve de disparador creativo—, no se pueden emplear más de cien palabras para todo el microrrelato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: