Taxidermia

· Oxígeno
Autores

La taxidermia, según la concibo, no es sino un arte litúrgico que otorga vida a mi vida. Un ritual que cultivo y que la dota de sentido.

VelaCon cuidado, selecciono mis víctimas y extraigo lentamente su sangre al ritmo de sus latidos.

Luego, vacío sus órganos y voy rellenando sus cuerpos. Todo muy despacio, para no ocasionar daños o marcas. La parte más difícil, donde mejor se aprecia la huella del artista, la dejo siempre para el final.

Embriagado de una sensación extraña, entre excitado y cauteloso, consciente del momento en que me hallo, acometo la fase de las expresiones.

Aquí es donde debo dotar los ojos de vida, hacer que sus bocas sonrían o hablen, y que sus ropajes atestiguen la época en que vivieron.

Antes de cada amanecer, desde hace siglos, recorro las estancias de mi pequeño y privado museo. Luego, entorno los ojos y cierro mi ataúd.

Microrrelato presentado en marzo de 2012 en el programa El ojo crítico de Radio Nacional de España. En este tipo de ejercicios, Juan Jacinto Muñoz suele pedir que juntemos universos, utilicemos ciertas palabras de forma obligatoria, etcétera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: