Estadio Azteca (1)

· Balompié
Autores
Muro del Estadio Azteca.

Muro del Estadio Azteca.

El Estadio Azteca es un campo con mucha historia y, además, para la historia. Su construcción (proyectada por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez¹) se remonta a 1962, y su inauguración se produjo 4 años después, el 29 de mayo de 1966, bajo la atenta mirada del entonces presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz Bolaños, y el propietario del estadio, Emilio Azcárraga Milmo (fundador de lo que hoy en día es Televisa), quienes presenciaron —entre otros muchos— el primer tanto que se marcó en ese estadio, a cargo del artillero brasileño Arlindo dos Santos Cruz (jugador del América).

En sus inicios, el estadio era casa oficial de tres equipos: el Club América, el Atlante y el Necaxa; aunque posteriormente recibió también al Cruz Azul y al Atlético Español.

En la actualidad, el Coloso de Santa Úrsula (como también se denomina a este estadio) es el campo oficial del Club América y de la Selección Mexicana.

El Estadio Azteca ha visto partidos y goles inolvidables, pues no en vano ha sido, entre otras competiciones importantes, la sede de dos Finales de la Copa del Mundial (México, 1970 y México, 1986). De momento, es el único estadio con dos finales mundiales en su palmarés; aunque en 2014, el Estadio Maracaná (del Brasil) igualará su marca.

Entre esos goles inolvidables, destaca el de Manuel Negrete, conmemorado con una placa, quien le marca un gol de tijera a Bulgaria (octavos de final del Mundial de 1986); o el de Diego Armando Maradona, quien recibe un balón desde tres cuartos de campo, empieza a regatear a sus adversarios y, finalmente, burla al portero. Con ese gol a Inglaterra, la Argentina pasó a las semifinales y luego se convirtió en Campeona del Mundo.

Y entre los partidos más memorables, resalta el Partido del Siglo (entre las selecciones de Italia y Alemania), llamado así por su épica: al acabar los 90 minutos reglamentarios, el resultado era de 1 a 1. Luego, cinco minutos antes de que terminase la prórroga, se mantenía el empate, pero a tres goles. Entonces, el Kaiser —Franz Beckenbauer—, se lastima el hombro derecho y, como su selección (la alemana) ya ha agotado todos los cambios, tiene que salir a que le venden el hombro para continuar jugando. Italia, como no podía ser menos, se aprovecha de la desventaja de Alemania (Beckenbauer era el mejor jugador de la selección germana) y consigue meter el gol de la victoria.

Información obtenida de la guía del estadio.

1. Autor también, entre otros, del Auditorio Nacional, el Museo de Antropología e Historia y la Basílica de Guadalupe antes de que fuera remodelada.

1 comentario

Comments RSS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: