Viaje anunciado

· Oxígeno
Autores

Ese maravilloso viaje que le habían prometido no iba a ser el peor de todos, sino simplemente el último.
Se lo planteó con ilusión y con tiempo, como siempre, desde que le anunciaron las fechas y el destino. Como si de un ritual se tratase, compró un diario, una buena pluma, sobres y un jabón perfumado, que troceó con esmero y distribuyó por todas sus maletas y pertenencias. También compró una caja de galletas.
Luego, durante la travesía, experimentó tanto placer como le habían anunciado. Buena mesa, buen programa de actividades, buena música, bonísima compañía. Se sentía dichosa, feliz.
Algo rajó el barco. El resto es historia.

Nota: Con este microrrelato participé (mayo de 2012) en el concurso Relatos en cadena (La ventana. Cadena Ser).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: