Desperezarme

· Oxígeno
Autores

Paula

Paula Paula

Paula en brazos de su tío Marcos.

Cómo me gusta desperezarme, estirazarme (como dicen en Andalucía), dormir plácida y tranquila.

Cómo me gusta gestar sueños para viajar a mundos fantásticos llenos de personajes increíbles:

La vaca Maca, la que —como no sabía ir en bicicleta (como las demás vacas)— acabó poniendo un huevo muy bonito (con lunares y todo) de cuyo cascarón apareció un pollo que sabía mugir.

El yudoca Bicoca (cinturón rosa, tercer dan: un tercio hada, un tercio bailarín, otro tercio esponja), el luchador que ni pegaba constipados ni usaba pegamento, para que las cosas no se pegasen.

La camarera Espera, amante de la cafetera, de la nevera y de la vida placentera; y su hija, Esperanza, a quien le gustaba estar siempre de mudanza, reír con una buena chanza o recibir una grata alabanza.

El biberón Ramón, siempre tibio, nunca caliente (aunque en sus duchas se abrase). Siempre con prisas (echando leches, aunque no tiene mala leche), porque todo es urgente. Y vive a la hora exacta de las tomas (la primera, la segunda, la tercera), como un reloj impertinente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: