Con permiso

· Oxígeno
Autores

Abuelo José Abuela AliciaAbuelos:

He oído por ahí, cuando salgo a la calle a pasear, que los abuelos malcrían a sus nietos.

Yo sé que eso no es verdad, abuela. Sé que los abuelos nos concedéis el permiso de la vida.

Y que os concedéis a vosotros mismos el permiso de vernos crecer, de disfrutarnos sin ataduras. A sabiendas de que vuestra responsabilidad es más ligera, más libre de las cargas cotidianas que tuvisteis con vuestros hijos.

Abuela Alicia, abuelo José: espero ser feliz a vuestro lado. Espero que vosotros también lo seáis siempre conmigo.

Abuelos, gracias por quererme tanto.

Vuestra pequeniñosauria Paula

[…] las personas no nos quieren por cómo somos ni qué somos, sino por cómo las hacemos sentir.

¿Qué se le puede pedir a la vida? Javier Urra. Aguilar, Madrid. Página 62.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: