Pilar, un 6 con una ambición sana: ganar

· Balompié
Autores
Pilar Torres

Pilar Torres Solaz
Equipo: Valencia Féminas C.F. B
Demarcación: Extremo derecha arriba
Dorsal: 6
Fecha de nacimiento: 11.07.2000
Lugar de nacimiento: Valencia
Estatura: 1,50 cm
Peso: 40 kilos
Botas: Adidas Predator
Talla de pie: 38
Lateralidad: Ambidiestra

Por las células de Pilar Torres, capitana del Valencia Féminas F8 B, corre la sangre del balompié. No en vano, su abuelo paterno fundó la Escuela Deportiva Rumbo y su tío compartió campo, vestuario y balón con el mítico valencianista Fernando y otros jugadores de su quinta (quienes consiguieron no truncar su trayectoria deportiva a base de lesiones, como su tío).

Su timidez inicial (o exterior) no impide que afloren —en su vida y en su juego— rasgos de carácter tales como una elevada justicia (es la primera a la hora de defender a sus amigas si algo injusto les sucede), un alto sentido de equipo, y una madurez y voluntad indiscutibles para su edad.

Lo que nunca sabremos es si ese multiplicarse en el campo es cosa de ella sola o si su hermana gemela, María (su espejo en la Tierra), le echa los dos pies (en el fútbol, salvo a los porteros, no se puede esperar que nadie te eche una mano) y corre, salta y dispara balonazos cuando ella se encuentra cansada (si alguna vez esto llega a suceder).

—Pilar, ¿cuántos años llevas jugando al fútbol?
—Comencé en 2009, y con ésta voy a hacer mi tercera temporada.
—¿Empezaste aquí directamente, en el Valencia?
—Sí
—¿Y cómo fue?
—Extraño. Extraño y difícil.
—¿Qué es lo que te atrajo del fútbol?
—El fútbol me parece un deporte interesante, porque te diviertes mucho y juegas con tus compañeras.
—¿Qué es lo que más te gusta de este deporte?
—Todo.
—¿Y qué quitarías?
—Perder los partidos.
—¿Eliminarías eso del fútbol? ¿Lo erradicarías?
—Sí —se reafirma Pilar, mientras pienso: «Buena capitana, eso es lo que necesitamos, jugadoras que quieran luchar»¹.
—Por tu experiencia, ¿dónde te sientes más cómoda, en el fútbol 7 o en el fútbol 8?
—El fútbol 8, porque hay más compañeras y te puedes dividir mejor.
—¿Si no fueras jugadora de banda derecha, en qué otro puesto te gustaría jugar?
—Delantera.
—¿Te gusta meter goles?
—Sí.
—Y cómo te ves en diferentes aspectos del juego: ¿pase?
—Bien.
—¿Conducción del balón?
—También bien.
—¿Regate?
—Bien.
—¿Control del balón?
—Medio, más o menos.
—¿Disparo?
—Bien.
—¿Presión y entrada?
—Bien…
—Si yo acabara de bajar de una nave espacial, con forma extraterrestre, ¿cómo te presentarías?
—Hola, soy Pilar. Tengo 11 años, voy al colegio en Mascamarena y juego al fútbol en el Valencia.
—¿Cómo crees que te ven tus amigas?
—No lo sé… Creo que bien. Supongo, espero…
—En la práctica del fútbol, ¿dónde crees que destacas más?
—No lo tengo muy claro.
—¿Y qué crees que necesitarías mejorar para ser una jugadora más completa?
—Creo que debería correr más y controlar mejor.
—¿Recorrer más distancia o correr más rápido?
—Las dos cosas.
—¿Qué intereses tienes fuera del fútbol?
—Estudiar. Estudiar, un poco².
—María, tu hermana gemela, ¿también juega al fútbol?
—Hizo las pruebas, pero no, no juega.
—¿Y te llevas bien con ella?
—Sí. Más o menos, sí.
—¿Le haces los exámenes a ella?
—No.
—¿Y ella a ti?
—Tampoco.
—¿Tenéis alguna anécdota divertida de gente que os haya confundido?
—Sí. Estábamos en el colegio. Una salió de clase y la otra se quedó y había compañeros que pensaban que estábamos las dos. Y se empezaron a reír.
—Para ti, ¿cuál sería un valor importante en esta vida?
—Divertise.
—Un buen valor. Porque la risa (el humor) es un buen valor que quizá deberíamos cuidar más. Pilar, ¿cómo se vive en el vestuario el hecho de que vayáis primeras?
—Bien, estamos muy contentas y muy felices porque ser primeras en liga no ha sido fácil. Ha habido partidos fáciles y otros difíciles, pero los próximos van a ser complicados, aunque nosotras podemos.
—¿Sentís presión, expectativas, o no lo tenéis en cuenta? (¿Os exigís más u os estáis acomodando?).
—No sentimos presión por ser primeras, nuestras expectativas es seguir siendo primeras, nos exigimos más porque pensamos que lo podemos hacer mejor
—¿Ser capitana te hace ser más exigente en tu desempeño?
—Sí, además el cargo me hace ser más responsable ante mis compañeras y apoyarlas en todo lo que necesiten.
—¿Qué es lo que más te divierte en la vida?
—El fútbol.
—¿Y lo que más te enfada?
—¡Que me riñan!
—¿Quién?
—Mis padres.
—¿Quién es el que logra que te enfades más?
—¡Mi padre!
—¿Y quién es el que más te hace reír?
—¡Mi madre!

Si fueras, serías:
Si fueras una canción, qué canción serías… Smooth Criminal. («¿Te gusta bailar?». «No, pero me gusta ver cómo bailan los demás»).
Si fueras una comida… Pizza.
Si fueras un animal… El delfín.
Si fueras una planta… Un árbol.
Si fueras un juego… El Monopoly.
Si fueras un juguete… Un peluche.
Si fueras un dibujo animado… Bugs Bunny.
Si fueras una superheroína… («No conozco ninguna». «Te la puedes inventar»). Entonces, ¡Pilar!
Si fueras una película… Skyfall.
Si fueras un libro… Pandillas rivales.
Si fueras un color… El naranja.
Si fueras un jugador… Messi.

1. No quiero que nadie malinterprete esto. Querer ganar es positivo (cuando no sea a toda costa ni valiéndose de todos los medios posibles: sean estos lícitos o ilícitos), porque busca un gran fin, como es la superación (tratar de hallar la mejor versión de uno mismo). Querer ganar significa querer entrenar, lo que se traduce en una mejora constante, gracias a lo cual, y con disciplina, desemboca indefectiblemente en la excelencia. No obstante esto, hay que agregar, asimismo, que debemos aprender a perder y que ningún equipo o persona está exento de la derrota. Como en el ajedrez, en el balompié existen tres resultados, y Pilar parece haber entendido bien el axioma de los grandes maestros soviéticos (y los rusos actuales), en cuyos planteamientos sólo entran dos: ganar o empatar. Eso significa que van a poner los medios disponibles para erradicar la posibilidad de la derrota. Esta actitud es digna de una capitana de equipo como Pilar. ¡Enhorabuena!

2. Esto lo dice Pilar con cierto reparo (bajando un poco más el tono de la voz), consciente de que —a su edad (a cualquier edad me atrevería a afirmar)— ser estudioso (querer aprender, ser curioso) no es lo más popular en esta sociedad. Insiste, Pilar (sabemos que recibiste un premio en tu colegio a la mejor estudiante y deportista: ¡enhorabuena!), la sociedad, al fin y al cabo, necesita personas que sepan. Si una persona a los 10, 12, 15, 20 años ya sabe todo lo que necesita saber en esta vida, ya está muerta (y sólo le pone años a la vida). Si con 10, 12, 15, 20 años (los que sean) ya no va a mejorar más, le sobran años a su vida. La persona que siempre aprende, sigue viva, sigue creciendo (y sabe ponerle vida a los años).

Escribir bien (al menos intentarlo) cuesta mucho más de lo que parece. Si te ha gustado este artículo o te ha hecho pasar un buen rato, incluso si te ha movido a la reflexión o te ha enseñado algo; es más, si quieres apoyar este pequeño proyecto, puedes donar una pequeña cantidad pinchando sobre el botón «Donar». Como digo siempre, lo que apoyamos es lo que fomentamos (y viceversa).









7 comentarios

Comments RSS
  1. JLT

    Felicidades Yago, buen trabajo. Buen reflejo de su realidad. JL

  2. Puri Lladró Amor

    Me ha encantado la entrevista, nos hace conocer mejor a estas grandes pequeñas, enhorabuena y gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s