Chaparrón Paternense 1 – Valencia F8-B 7

· Balompié
Autores

Era domingo, once del once (del doce), y la ONCE se equivocó con nosotros: en lugar de repartir unos justos y merecidos once millones de euros (como está España, los típicos de sólo para tapar agujeros) nos entregó (no las conté) más de once millones de gotas de agua a once grados de temperatura.

Los padres y las madres, esos valientes seres que aman a sus hijas, cuando éstas empezaron a calentar se fueron corriendo a refugiarse a los automóviles y no aparecieron hasta que iba a dar comienzo la ducha (digo: el partido).

Las nuestras estaban todas, las rivales no habían llegado. Seguían calentando y el árbitro insistía en no aparecer.

Al final, el partido empezó dos veces, sí dos veces. La primera con algo más de 15 minutos de retraso (por no presentarse el árbitro a la hora) y gracias al acuerdo de los dos equipos, según el cual iba a pitar uno de los dos entrenadores del Valencia; y, la segunda ocasión, cuando el señor del silbato llegó para cerrar casi toda la primera (y lluviosa) parte y la segunda (también mojada, pero menos).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El partido estuvo pasado por agua, desde el minuto uno, y hubo muchas dificultades para la práctica del fútbol por la cantidad de agua que caía sobre las jugadoras y asistentes. Aun así, los dos equipos estuvieron a la altura y no dejaron de luchar en ningún momento, incluso en esa situación tan caótica, como profesionales que son todas.

Claramente, hubo dos partidos y el resultado así lo demuestra. En el primer periodo las chicas del Valencia no encontraban su sitio, les costaba mucho llegar a la portería contraria, hilar jugadas, calentar calderas… Y las chicas de La Juventud Paternense aguantaban en todo momento la situación, sin ceder su posición en sus atrasadas y apretadas filas. De ahí el resultado a la finalización del primer tiempo: 0 – 1. Gol tardío metido por Carlota, jugadora nº 7, en el minuto 20, previo a un disparo al larguero de Pilar, jugadora nº 6, al rematar un saque de esquina en el minuto 17’.

Al acabar el primer periodo, las jugadoras del Valencia se cambiaron totalmente de equipaje para poder jugar la segunda parte, y evitar enfriamientos, catarros, resfriados, constipados, gripes (y ya no se me ocurren más sinónimos). Los padres no llevábamos equipaje de recambio. En fin, aun así, la mitad de la segunda también estuvo pasada por agua, aunque cayó con menos intensidad.

La mentalidad y actitud de nuestras chicas cambió por completo en la segunda mitad por las indicaciones, en el descanso, de los dos asistentes (que no eran los habituales e hicieron un buen trabajo): controlaron el partido y recogieron los frutos a partir del minuto 12, cuando llegó el gol de Olivia (dorsal nº 11) que repitió en el 28’. Ahí se abrió la lata y en el 18’ marcó Alejandra (camiseta nº14) que repitió en el 22’ y en el 27’. María (jugadora nº 2) también marcó, en el 20’.

Ya en el tiempo de descuento y después de una jugada muy bien trenzada por el equipo contrario, Ángela (dorsal nº 17) metió el gol del honor después del esfuerzo titánico y el trabajo realizado por todas las jugadoras del Paternense durante todo el partido (no nos olvidemos que no tenían cambios ni banquillo).

Las Che siguen primeras con 4 de 4.

Resultado final: La Juventud Paternense 1 – VCF-8 B 7

Crónica de José Luis Torres y Yago Gallach. Fotografía de Yago Gallach.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s